Panthera onca (Sudamérica)

El jaguar (Panthera onca) es el felino más grande de América y el tercer felino más grande del mundo después del tigre y el león. Es el único representante del género Phantera, el de los grandes felinos, del continente americano. Su población se ha reducido o desaparecido totalmente del sur de Norteamérica y de Centroamérica.

Tiene una altura de 75 cm y una longitud de 150 a 180 cm de largo, sin contar la cola que mide de 70 a 90 cm, y su peso ronda los 130 kg. Las hembras son un poco más pequeñas que los machos. Tienen un cuerpo delgado con las extremidades muy musculadas y con fuertes garras con una mandíbula grande y marcada. A pesar de su apariencia son ágiles corredores y nadadores.

Su pelaje es de color anaranjado con manchas negras irregulares llamadas rosetas. En los jaguares es frecuente que se manifieste un gen (MC1R) causante de una mutación que hace que su pelaje sea totalmente negro o melánico. Cada animal tiene dos copias de este gen dominante del que basta con que una de las copias sea portadora de la mutación para que el animal sea melánico. Cuando el jaguar presenta esta mutación se le conoce popularmente como pantera pero las panteras no son una especie de felino en sí misma, sino felinos melánicos. Los jaguares melánicos son muy parecidos a los leopardos melánicos por lo tanto podemos distinguirlos por el lugar en el que se localicen; los primeros en América y los segundos en África y Asia.

Esta mutación suele ser muy común en otras especies de felinos y por si te estás preguntando si tu gato negro posee esta mutación la respuesta es no, su color es producto de sus genes pero no de una mutación aleatoria. En este post en el que hablamos sobre las capas de los gatos tienes más información sobre ello.

Estos grandes felinos habitan en bosques tropicales y densos. Son animales territoriales y siempre se asientan cerca de zonas de agua, ríos o pequeños lagos. No se suelen localizar en bosques de alta montaña. Se alimentan de una amplia gama de presas de diversos tamaños a las que matan rompiéndoles el cráneo con ayuda de su fuerte mandíbula y no por asfixia como otros felinos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *