La bolsa primordial

¿Qué es eso que le cuelga a mi gato de la barriga?

Os habréis dado cuenta de que a muchos gatos les “cuelga la barriga”, independientemente de ser machos, hembras, atléticos o regordetes. Y es que la función de este mondonguillo colgandero va más allá de la alimentación y de si están esterilizados o no. Esta zona blandita y pendular que cuelga por delante de las patas traseras se denomina bolsa primordial y es un exceso de piel y grasa que aparece cuando el gato ya es adulto, normalmente antes de cumplir el año. Está estratégicamente colocada para cumplir diferentes funciones:

  1. Proteger los órganos abdominales durante las peleas con otros gatos.
    ¿Sabéis cuando un gato pega esas “patadas de conejo” con las patas de atrás durante juegos y peleas? Cuando los gatos pelean suelen ir dirigidas directamente al abdomen del oponente. La bolsa primordial está ahí para amortiguar los golpes y proteger órganos importantes como la vejiga, los riñones y el bazo.
  2. Perfeccionar el salto.
    Tener piel extra delante de las patas traseras les ayuda a poder extender totalmente las extremidades durante los saltos y las carreras, efectuando esos movimientos ágiles y elegantes típicos de la especie felina. Esto resulta muy útil para perseguir y cazar presas, haciendo sus ataques infalibles.
  3. Reserva de comida.
    Esta función es heredada de sus parientes más salvajes. El exceso de piel también les sirve para “no reventar” y poder pegarse grandes atracones de comida, lo que es bastante frecuente en los gatos salvajes, que pueden permanecer días sin comer hasta cazar una presa, de la que consumirán tanto como puedan.

Como decíamos, la bolsa primordial es independiente de la condición corporal del gato, la tienen tanto flacos como obesos. Sin embargo, en estos últimos puede ser más evidente ya que actúa como reservorio de grasa. También puede acentuarse cuando el gato ya es mayor, ya que la flacidez de la piel aumenta y la tensión de los músculos disminuye, haciendo que la bolsa primordial parezca aun más colgandera. Por el contrario, en las gatas gestantes la bolsa primordial desaparece para dejar sitio a la barriga de la madre, lo que es más evidente cuando se va acercando el parto.

Como curiosidad, en algunas razas de gatos la bolsa primordial es una característica imprescindible, como en el Bengalí, el Pixie-Bob y el Egiptian-Mau, que buscan la semejanza física con los gatos salvajes.

Los gatos y el frío

Las temperaturas van bajando, comienzan las primeras heladas y las lluvias son más frecuentes. Hace tiempo de quedarse en casa y tomar algo caliente. A nuestros queridos mininos les pasa igual, aunque vayan con abrigo todo el año. Todos sabemos lo que les gusta a los gatos el calorcito, son animales que vienen del norte de África, por tanto, se adaptan mejor a las temperaturas altas y lo pasan peor con el frío. Su pelaje cambia según la estación, haciéndose más tupido durante el otoño y perdiéndolo al principio de la primavera. Esto ocurre sobre todo en los gatos que tienen acceso al exterior o viven en la calle, ya que notan más el cambio de estación. Nuestros gatos caseros no desarrollan el pelaje de invierno ya que la temperatura de las casas suele mantenerse más o menos estable durante el año, sin llegar a subir ni bajar demasiado. Por tanto, necesitan calentarse igual que nosotros para no pasar frío. En este post os damos algunos consejos para proteger a nuestros felinos del invierno, tanto los que tenemos en casa como los que viven en las calles.

6 soluciones para adaptar la casa:

  1. La mayoría de los gatos caseros pasan solos toda la mañana, y cuando llegamos de trabajar es cuando ponemos la calefacción. Una forma sencilla de proporcionar calor a nuestro gato mientras no estamos en casa es colocar un sitio de descanso donde entre el sol por la mañana. El sol es un imán para los gatos, si nos aseguramos de poner una alfombra o una camita en ese sitio de la casa tendremos a nuestro gato calentito y contento toda la mañana.
  2. Las hamacas de radiador son una solución fácil y práctica para proporcionar una zona de descanso cálida y confortable. Para que la usen es importante que esté bien cogida y no se mueva, y también que esté en un sitio donde paséis bastante tiempo. Por ejemplo, el salón o el estudio sería un buen sitio, mientras que si la ponemos en el pasillo o la entrada no lo normal es que no tenga éxito.
  3. Las mantas térmicas son la solución definitiva para que tu gato no se te siente en el ordenador mientras trabajas. Ponla cerca de tu zona de trabajo y tendrás un gato contento de tenerte cerca y estar calentito. Existen varias opciones:
    1. Eléctricas, debemos que comprobar que regulan bien la temperatura y no ponerla al máximo, ya que si calientan demasiado podrían causarle quemaduras al gato.
    2. Rellenas de semillas que se calientan al microondas y mantienen la temperatura durante varias horas. Igualmente, es preferible no calentarlas al máximo.
    3. Autocalentables, que devuelven el calor que desprende el gato. Funcionan parecido a una manta de accidentados, con la ventaja de estar cubierta de un tejido agradable, tipo polar.
  4. Mantas suaves. Afortunadamente las mantas tipo peluche están de moda y a nuestros gatos les encanta amasarlas y acurrucarse en ellas. Si tienes un gato poco cariñoso tápate en el sofá con una de esas mantas y verás que rápido viene a compartirla contigo.
  5. Calentar la comida que venga de la nevera es una buena idea sobre todo para los gatitos muy pequeños y ancianos, que termorregulan peor. Además, al calentar la comida húmeda potenciamos el olor y estimulamos el apetito, lo que es muy interesante en los gatos más vulnerables.
  6. En casas multigato es imprescindible que proporcionemos estos recursos en suficiente cantidad para que no haya disputas por ellos, especialmente si los gatos que conviven bajo el mismo techo no se llevan especialmente bien.

No nos olvidemos de los que viven en la calle:

  1. Si alimentamos colonias felinas en nuestro barrio una opción para que el agua tarde menos en congelarse es colocar los recipientes en moldes de porexpan. Evitar los recipientes de metal, en este caso es mejor que sean de plástico. Si les damos comida húmeda podemos calentarla ligeramente.
  2. Mirar bajo el coche y golpear el capó. Muchos gatos se refugian del frío en los motores de los coches, que quedan calientes durante un tiempo después de apagarse. Si el gato no sale y arrancamos el coche podemos causarles daños muy graves.
  3. Si la colonia esta controlada y no tiene riesgo de intromisión proporcionaremos refugios aislados con porexpan y mantas. Si existe gamberrismo en tu zona, no es una buena idea, ya que podemos poner en peligro a los gatos que no podrían escapar si se les ataca.

Con qué frecuencia debe vomitar un gato

Muchas veces descubrimos en consulta que los cuidadores no saben exactamente cuántas veces debería vomitar bolas de pelo su gato al año. Tener claro este concepto podría ayudar a detectar una patología digestiva a tiempo, con el fin de ahorrar sufrimiento y poder realizar un diagnóstico temprano, mejorando el pronóstico a corto-largo plazo.

Pero, ¿Cuántas veces debería vomitar bolas de pelo un gato en un año? No hay un número exacto, que podamos concretar y decir hasta aquí es normal, a partir de aquí existe una patología. Dependerá del gato, del tipo de pelo (corto o largo), de si se purga (ingiere hierba gatera u otras plantas), etc.

Su organismo, de forma fisiológica, debería poder eliminar ese pelo que ingiere cuando se acicala diariamente. No es normal que nuestro gato acumule esas cantidades de pelo y, tras cierto tiempo, las vomite. Lo mismo se aplica a vómitos con comida digerida o sin digerir.

En general, consideramos normal una media de 1-2 veces al año, aunque puede aumentar 2-3 veces más si el gato es de pelo largo, y puede ser aún mayor si se purga habitualmente.

Aún así, queremos remarcar que siempre dependerá del gato y, que si normalmente suele vomitar una media de 3-4 veces al año y de repente comienza a hacerlo 1-2 veces al mes, deberíamos comenzar a plantearnos que quizás nuestro gato puede estar sufriendo una alteración digestiva.

Si sospechamos de esto, deberemos dirigirnos al veterinario, pues podríamos estar ante un problema de tipo alimentario (alergias/intolerancias), parasitación intestinal u otras patologías gastrointestinales.

Conocer estos datos nos ayudarán a tratar el problema de forma precoz y brindarles a nuestros compañeros felinos la posibilidad de encontrarse mejor y aumentar su calidad de vida, mejorando su salud digestiva.

El síndrome del nadador

El síndrome del nadador en una alteración neonatal tanto de perros como gatos. Se desconoce con exactitud su causa, pero se cree que puede deberse a falta de espacio intrauterino durante el desarrollo fetal. Además, se sabe que ciertas razas presentan mayor predisposición, por lo que también puede ser debido al cruce entre animales emparentados.

Los gatos que sufren este trastorno presentan una postura corporal diferente, con las extremidades posteriores abiertas lateralmente como si estuvieran nadando estilo braza (de ahí su nombre). En ocasiones también se pueden ver afectadas las extremidades anteriores y pueden aparecer malformaciones del pecho, los huesos largos y las articulaciones.

Un gatito sano es capaz de ponerse de pie a los 10 días, mientras que los gatitos afectados presentan estos signos durante las primeras semanas de vida, siendo más visibles en la quinta y sexta semana.

El tratamiento se basa, sobre todo, en fisioterapia para incrementar el tono y la fuerza muscular, mejorar la coordinación de extremidades y estimular la circulación de los tejidos. Se debe realizar entre las tres y cuatro semanas de vida, pues los huesos y articulaciones son más fáciles de corregir a una edad temprana. Las técnicas que se pueden realizar son: masajes, fisioterapia pasiva con flexión y extensión de las extremidades, termoterapia e hidroterapia, así como colocación de vendajes y férulas si se considera necesario.

No hay estudios que confirmen la tasa de recuperación, pero si la afección no es muy severa y se realiza la fisioterapia de manera constante siguiendo las indicaciones del veterinario el pronóstico parece ser bueno.

El ronroneo

El ronroneo del gato transmite paz y calma, es una de las características que más nos gusta a los amantes de los felinos, nos recuerda a cuando eran pequeños e inocentes. Sin embargo, ¿conocemos su significado? ¿qué motiva al gato a ronronear? ¿es realmente un signo de tranquilidad? ¡En este post desciframos el ronroneo del gato!

El ronroneo es el sonido más grave que puede hacer un gato, puede variar de frecuencia e intensidad entre individuos, algunos tienen un ronroneo casi inaudible, mientras que otros ronronean tan alto que no se puede dormir con ellos.

El ronroneo tiene sin duda una función comunicativa, pero ¿qué quieren decir?

El ronroneo es la primera forma de comunicarse que tiene la madre con sus gatitos, que nacen sin poder ver ni oír. Cuando la madre ronronea está produciendo una serie de vibraciones que los gatitos captan, y sin necesidad de verla u oírla pueden acudir a ella. A la vez, los gatitos también se comunican con su madre también a través del ronroneo mientras maman, creando una atmosfera de tranquilidad y amor.

Además, los gatos, tanto pequeños como adultos, ronronean cuando están junto a alguien que aprecian o cuando se les acaricia. Este ronroneo es normalmente reforzado por los cuidadores, el gato aprende que haciéndolo recibe más mimos, con lo que la conducta se mantiene durante toda la vida del gato.

En 2009 se publicó un articulo que describía otro tipo de ronroneo: el ronroneo de demanda. Los gatos exponen este ronroneo cuando quieren obtener algo de sus cuidadores, como comida o atención. No solamente se diferencia por el contexto, sino también por el propio sonido, que es ligeramente más agudo, fuerte y rápido que el ronroneo que hace el gato cuando está relajado, incluso puede parecer menos agradable dada la insistencia del gato por ser atendido. De hecho, es muy difícil de ignorar ya que tiene la misma frecuencia que el llanto del bebé, lo que nos lleva a acudir inmediatamente para satisfacer las necesidades del gato… ¿coincidencia? Es posible que los gatos hayan desarrollado este tipo de comunicación con nosotros sabiendo que no nos podemos negar a sus demandas. ¡El plan perfecto!

Por otra parte, los gatos también ronronean cuando se encuentran mal y cuando tienen miedo o dolor. Actualmente no tenemos estudios que expliquen el motivo del ronroneo en estos contextos, sin embargo, hay varias hipótesis al respecto:

  • El ronroneo como herramienta curativa: se piensa que las oscilaciones en la frecuencia del ronroneo pueden tener poderes auto-curativos, especialmente para la resolución de fracturas. También se piensa que ayuda a paliar el dolor.
  • El ronroneo como calmante emocional: puede que el gato use el ronroneo como forma de evasión de una situación negativa, aludiendo a la memoria de un momento feliz.
  • El ronroneo como forma de pedir ayuda: esta teoría es la más improbable, ya que el gato como animal solitario que es siempre va a intentar esconder los signos de debilidad y nunca pedirá ayuda.

Cómo saber la edad de tu gatito en función de los dientes

Los gatos, al igual que los humanos, tienen dos tipos de dientes, los de leche y los permanentes. Y, conociendo el tiempo de erupción de unos y otros, podremos estimar la edad del gatito.

Los deciduos, también llamados dientes de leche o primarios, conforman la dentadura temporal que, pasado un tiempo, dará lugar a la definitiva. Los incisivos erupcionan a las 2-3 semanas, los caninos o colmillos a las 3-4 semanas y los premolares entre las 3 y las 6 semanas de edad. En total conforman una dentadura formada por 26 piezas.

La caída de los dientes de leche comenzará en torno a los 3 meses, y podremos darnos cuenta o no, ya que son piezas tan minúsculas que, en muchas ocasiones, son ingeridas por el propio gato sin que esto le afecte en absoluto. Quizá, con suerte, podemos encontrarnos algún diente por el suelo.

Los dientes permanentes pueden empezar a salir cuando todavía están presentes los primarios. Sin embargo, si es así, suele ser por muy poco tiempo, pues los definitivos acaban empujando a los deciduos. Los incisivos permanentes irrumpen a los 3-4 meses, los caninos a los 4-5 meses, los premolares a los 4-6 meses y los molares a los 4-5 meses. Finalmente, la dentadura permanente se conforma por un total de 30 piezas a la edad de 7 meses.

Cada diente tiene una anatomía específica dependiendo de la finalidad. Así pues, los incisivos sirven para cortar y acicalarse; los caninos para penetrar y sujetar la comida y para defenderse; y los premolares y molares para cortar el alimento en piezas que sean fáciles de ingerir. Debido a este diseño anatómico tan perfecto, el gato, como felino que es, resulta ser un extraordinario depredador.

Qué hacer con tu gato si te marchas de vacaciones

Llega el verano y con él las vacaciones, y muchas veces nos preguntamos qué hacer con nuestros compañeros felinos, ¿verdad? Pues bien, no hay una sola respuesta acertada, depende de factores como el tiempo que vayamos a estar fuera, el lugar al que vayamos y el carácter de nuestro gato.

Los gatos son animales muy territoriales, por lo que sacarlos de su ambiente supone un gran estrés para ellos. Pasan de un entorno que controlan y les resulta predecible a otro en el que estas condiciones se ven comprometidas. Y esto puede afectarles tanto a nivel de salud física como mental, más incluso que nuestra ausencia.

Sin embargo, como hemos comentado anteriormente, se ha de evaluar cada situación particular. No es lo mismo irse unos meses a una casa en la playa donde el gato puede contar con un espacio que tendrá que descubrir, pero que puede acabar haciendo suyo, que marcharnos unos pocos días de viaje.

Si finalmente decidimos que no queremos hacer pasar a nuestro gato por este trance, la mejor opción es, sin duda, que alguien venga a cuidar de nuestro gato, ya sea un familiar/amigo o contratar un servicio de canguro a domicilio. Esta persona deberá encargarse de ponerle comida y agua fresca cada día, limpiarle el arenero y jugar con él un rato. Además, podemos dejar alguna prenda de ropa nuestra en un sitio de descanso del gato para que perciba nuestro olor y emplear feromonoterapia (Feliway®) que ayude a crear un ambiente de mayor tranquilidad.

Para acabar, recordaros que podéis preguntarle a vuestro veterinario, pues conoce a vuestro gato y sabrá evaluar la situación y aconsejaros la mejor opción.

Querido amigo

Querido amigo:

Se me hace tan extraño dirigirme a ti… Pero es algo que ronda en mi cabeza un tiempo y lo necesito, me lo pide mi mente y mi corazón.

Desde que te fuiste he tenido que hacer un esfuerzo enorme por no pensarte. Me pilló en un momento en el que, aunque no quisiera, tenía que centrar toda mi energía en la medicina felina. Y ¿qué iba a hacer si me dedico a ello? Además, estaba en pleno estudio para presentarme a ese examen que comencé a prepararme años atrás junto a ti. Y, aunque quise tirar la toalla, hubo algo dentro de mí que me empujó a seguir. Qué duro se me hizo llegar al bloque de esa maldita enfermedad que tanto nos hizo sufrir. Y cuánto me cuesta cada vez que tengo que dar ese diagnóstico. En esos momentos pasan por delante de mí imágenes de nuestra lucha, y es algo que no le deseo a nadie. Pero la vida es así, puedes dedicarte en cuerpo y alma a ello, estar rodeada de los mejores e incluso así no poder hacer nada más. Y eso es lo más difícil de todo.

Sin embargo, puedo dar las gracias por tener la profesión que tengo y por estar donde estoy. Siempre supe que este era mi camino, desde el momento en que tuve mi primer contacto felino. Llegar a la cima no fue nada fácil, pero tú lo hiciste más llevadero en aquellas noches de estudio y nunca me faltó tu calor, desde el principio hasta el fin.

Ahora tengo un calor diferente, es un calor pequeñito de momento, pero es doble. Y creo que es una de las mejores decisiones que he tomado, darle una oportunidad a otros que, como tú en su día, lo necesitaban. Tus hermanos (a los que, por cierto, les hablo mucho de ti, ya que dejaste el listón muy alto) fueron tirados a la basura recién nacidos y, en pleno duelo, me llegó el vídeo de su rescate. Casi ni pude acabar de verlo de lo cruel que resultaba la situación y yo no quería pensar en otro que no fueras tú. Pero pasaban los días e iban creciendo fuertes a pesar de su triste llegada al mundo y yo me iba sintiendo cada vez un poquito mejor. Ellos necesitaban un hogar y en casa había un vacío enorme que nos ahogaba. Así que decidimos ampliar la familia.

Es curioso, pero en el momento en que me he sentado a escribirte se han acurrucado juntos en mis pies y no han parado de ronronear. Aún son muy pequeños, pero ya tienen la esencia más pura del gato.

El gatito neonato

La gestación en la gata dura 65 días. Una vez se produce el parto, ¿sabemos las características de los gatitos recién nacidos?, ¿sabemos cuidarlos en caso de que sean huérfanos?.

Un gatito recién nacido es considerado un neonato hasta las dos semanas de vida. Esto quiere decir que tiene una estrecha dependencia de su madre y/ o de los factores externos. Es una etapa en la que si no se llevan una serie de cuidados puede haber una alta mortalidad.

En relación a las características a tener en cuenta, es que los gatitos recién nacidos no tienen capacidad de termorregular o temblar, además de presentar poca grasa subcutánea. Este reflejo aparece a la semana como muy pronto, por lo que son altamente dependientes de la temperatura ambiente para sobrevivir, que debe ser alta (entre 27 y 32 grados). La temperatura corporal de los gatitos al nacimiento hasta la primera semana de vida debe de ser de 35.5 a 37.2 grados, mientras que a las 2 semanas ya deben tener una temperatura de 36.1 a 38.7, más similar a la temperatura de un gato adulto.

Otras características es que la apertura de los ojos es de los 10 a los 14 días, mientras que alcanzan la capacidad de poder ver a las 3-4 semanas. Son prácticamente sordos, no orinan, ni defecan voluntariamente hasta las 2 semanas de vida. Empezarán a andar a las 2 semanas y tendrán una postura y marcha normal aproximadamente al mes.

Además de controlar la temperatura ambiente, es muy importante la alimentación del gatito para evitar la hipoglucemia, sobre todo en el caso de gatitos huérfanos. Existen numerosas leches de sustitución para gatitos en el mercado que nos permiten la alimentación artificial mediante biberón. Este tipo de leches indican qué cantidad administrar y cada cuanto tiempo según el peso del gatito (¿preparados?, ¡será cada 2 horas la primera semana!). Una consideración a tener en cuenta es que solo se debe alimentar al gatito cuando su temperatura corporal sea superior a 35 grados, puesto que si no es así, no succionará bien y podrá tener problemas digestivos.

Para saber si la alimentación es adecuada, es muy importante controlar el peso diario. Los gatitos nacen con un peso de 100-150 gramos y deben ganar unos 10 gramos de peso diario. A las 4 semanas ya podremos introducir un pienso starter para cachorros, y lo haremos progresivamente mezclando al principio 3 partes de leche o agua con 1 parte de pienso para que su sistema digestivo se vaya acostumbrando.

Finalmente, mencionaremos que es muy importante el periodo de socialización del gatito para que se convierta en un gato adulto sociable y con buen carácter. Este periodo se divido en 2 fases: primaria hasta las 7 semanas y secundaria desde la semana 7 hasta la 14. En el primer periodo es muy importante que conozca el mundo que le rodea (socialice con la casa, ruidos, ambiente…), socialice con humanos (de diferentes edades y sexo, tolerancia a ser cogido) y otras especies animales, aprenda a utilizar el arenero e introducir la dieta sólida. En el periodo de socialización secundaria, una vez que el gatito ha establecido un vínculo con su nuevo hogar y propietario, es cuando se debe exponer a estímulos no familiares como por ejemplo ir al veterinario.

Día internacional del gato

El gato es el único animal que tiene tres días al año dedicados a él. Para algunos es la excusa perfecta para hacerle fotos a su minino y compartirlas en las redes sociales. Sin embargo, detrás de estas fechas hay tres historias muy diferentes que han hecho que se conviertan en días marcados en el calendario para los amantes de los gatos.

  • 20 de febrero: fue el día en que falleció Socks, el gato de Bill Clinton cuando este era presidente de los Estados Unidos. El pequeño felino blanco y negro fue retratado con el resto de la familia Clinton en numerosas ocasiones, incluso llegó a sentarse en el Despacho Oval de La Casa Blanca. Fue un gato muy admirado, por lo que tras su muerte en el año 2009, se decidió nombrar este día como el Día internacional del gato en su honor.

  • 8 de agosto: el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) decretó este día como el Día Mundial del Gato en 2002. Se eligió este mes para celebrarlo debido a que en esta época presentan una elevada actividad sexual, puesto que las gatas son de fotoperiodo creciente. Esto último quiere decir que las gatas ciclan más cuantas más horas de luz hay y, cuando hay menos de ocho horas diarias de luz, entran en descanso sexual debido al efecto inhibitorio de la melatonina.

  • 29 de octubre: en 2004, la escritora de mascotas estadounidense Colleen Page, decidió nombrar este día como el Día Nacional del Gato con la finalidad de concienciar sobre el abandono y conseguir 10.000 adopciones de gatos en esa fecha cada año.

Estos son los tres días principales dedicados a los mininos pero, en algunos países se celebra incluso en otras fechas. Por ejemplo, en Italia y Polonia es el 17 de febrero, en Japón es el 22 del mismo mes y en Rusia el 1 de marzo. El número 17 tiene detrás una curiosidad, y es que se dice que significa “1 vida por 7 veces”. Esto es debido a la excepcional capacidad que tienen los gatos para salir indemnes de circunstancias que, para otros, resultarían fatídicas y de las cuales, todos los que convivimos con ellos, nos hemos sorprendido alguna vez.

1 2 3 5