Enriquecimiento ambiental felino

El enriquecimiento ambiental consiste en la utilización de estímulos para aumentar el control del animal sobre el ambiente en el que se encuentra y favorecer los comportamientos propios de su especie. Asimismo, supone un desafío cognitivo que hace posible la mejora en la calidad de vida del gato.

Las estrategias que podemos emplear para lograr un buen enriquecimiento ambiental son muy diversas:

  • Espacio físico: es muy importante que los gatos tengan, además de las áreas de alimentación, eliminación y descanso, sitios elevados a los que poder subirse. Éstas pueden ser desde simples estanterías despejadas hasta postes para trepar, pero deben estar hechos de materiales que le resulten atractivos al gato como madera, felpa, esparto, etc.

  • Juguetes: lo ideal es que simulen situaciones de caza, pues la conducta depredadora es innata en el gato. De este modo, podemos emplear palitos con plumas colgando de un hilo, muñecos de ratones, pelotas de goma, etc.

  • Rascadores: son indispensables para que el gato pueda realizar el marcaje con las uñas. Existen en el mercado muchos tipos de rascadores: de cartón, de esparto, felpudos y árboles rascadores.

  • Alimentación: debe ser ad libitum, es decir, que el gato disponga de ella cuando quiera. Sin embargo, en la naturaleza tienen que cazar el alimento, por lo que podemos emplear algunos materiales para simularlo como hueveras, cajas o pelotas con agujeros.

  • Agua: podemos colocar cuencos con agua en distintos puntos de la casa, así como emplear fuentes, que tienen un movimiento constante del agua y les atrae bastante.

  • Estimulación sensorial: puede ser visual u olfativa. La primera puede ser tan simple como que el gato disponga de una ventana a través de la que pueda observar. En cuanto a los estímulos olfativos, destaca el uso de hierbas como la denominada hierba gatera o catnip (Nepeta cataria) o la valeriana, así como el empleo de feromona facial felina (F3).

  • Enriquecimiento social: la presencia de otro compañero felino (o de otra especie) puede incrementar el juego y disminuir considerablemente el aburrimiento. Sin embargo, debemos tener en cuenta que ambos individuos sean compatibles pues, de no serlo, puede suponer un estrés constante para el animal.

Si llevamos a cabo la mayoría de estas pautas, la calidad de vida de nuestros amigos felinos será mucho mejor y los veremos más felices.

La enfermedad del arañazo del gato.

Esta patología, de muy baja frecuencia tanto en personas como en gatos, es causada por una infección con Bartonella henselae y se transmite mediante el arañazo o la mordedura de un gato a un humano. A su vez, el gato se contagia con esta bacteria por medio de la pulga.

Los síntomas que puede sufrir el gato son muy variables: fiebre, uveítis, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), endocarditis, miocarditis, hiperglobulinemia y osteomielitis.

En humanos, sin embargo, puede pasar desapercibida como una simple fiebre de origen desconocido. Aunque también puede producir linfadenopatía en los ganglios cercanos a la zona del arañazo o mordedura, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular y de garganta, visión borrosa y ampollas en el sitio de la lesión.

Las personas con un sistema inmune adecuado no deben experimentar problemas serios. Por el contrario, aquellas que padezcan alguna enfermedad que haga que presenten una baja inmunidad (como VIH) deberán tener más cuidado y llevar a cabo medidas de prevención muy simples como realizar una correcta desparasitación a su gato y lavarse las manos con agua y jabón después de jugar con éste.

Alergia a los gatos

alergia-a-los-gatos

Al contrario de los que muchas personas piensan, la alergia a los gatos no la produce el pelo de estos animales, sino una proteína presente en su piel. Concretamente, es la proteína Fel d 1, la cual se dispersa por el ambiente mediante la caspa, y cuando los gatos se acicalan la esparcen por todo su cuerpo.

Es muy importante comprender que no es el gato el que produce la alergia como tal, sino que somos nosotros los que somos alérgicos a su caspa, por lo que es nuestro deber ponerle freno a la alergia y no abandonar al animal. Los síntomas que produce son por todos conocidos, destacando: los estornudos, la tos, los picores, el enrojecimiento, la congestión y la secreción nasal. Éstos pueden resultar muy molestos, pero con unas simples medidas de prevención e higiene que detallamos a continuación resultará más sencillo soportarlos.

– Emplear productos que frenan la alergia y/o disminuyen sus síntomas.
– Usar productos que reduzcan la carga alergénica ambiental (como Vetriderm®).
– Realizar baños y cepillados al gato de manera frecuente.
– Limpiar con aspiradora, sobre todo en las zonas donde se pueda acumular la caspa, como alfombras.
– Usar mascarilla para limpiar el polvo.
– Evitar que el gato esté en las zonas donde la persona alérgica pasa más tiempo.

Además, destacar que existen las denominadas vacunas hiposensibilizantes que consisten en la administración de pequeñas cantidades del alérgeno, que se van aumentando hasta llegar a una dosis máxima que se emplea durante todo el tratamiento, y finalmente pueden acabar del todo con la alergia.

Por último, recordar que numerosos estudios confirman que las personas que conviven con gatos desde pequeñas presentan un riesgo menor de desarrollar alergia a ellos en el futuro. Por lo que si quieres que tu hijo no padezca esta alteración, ¡haz que crezca junto a un gato!

La desungulación

FNVOMyKhatruYAq-1600x900-noPad

La oniquectomía o desungulación consiste en la extirpación de las falanges distales de ambos miembros anteriores, es decir, el extremo de los dedos de las patas delanteras (un total de 10 huesos). Resulta una cirugía muy dolorosa para el gato con un riesgo muy elevado de complicaciones postoperatorias, así como de alteraciones del comportamiento debido a la ansiedad que produce.

Esta operación impide al gato llevar a cabo una vida normal, puesto que no pueden caminar correctamente, rascarse, arañar (que es un comportamiento propio del gato que le permite relajarse), etc. Incluso pueden aparecer cambios en la “personalidad, como volverse más miedosos. Por tanto, se considera una mutilación innecesaria.

Si quieres que tu gato aprenda dónde puede rascar, deberás realizar una serie de trucos como: acostumbrarle desde pequeño al uso del rascador, echar hierba gatera (Nepeta cataria) sobre éste, colocarlo correctamente… Incluso puedes usar líquidos repelentes o colocar una simple piel de naranja o limón sobre la superficie que suele arañar el gato, pues el olor a cítrico les desagrada bastante.

Sin embargo, si no consigues evitar que tu minino deje de arañar, otra opción es cortarle las uñas regularmente o ponerle fundas de goma en éstas. Pero en todo momento debemos comprender la naturaleza del gato y permitirle que se comporte como el felino que es.

Si quieres saber más sobre este tema, te recomendamos el post de nuestros compañeros del blog FilmoVet sobre el documental The Paw Project para concienciar a la población.

Desmontando el mito de la toxoplasmosis

unnamed

La toxoplasmosis es una enfermedad producida por un parásito denominado Toxoplasma gondii, el cual puede infectar a la mayoría de especies de sangre caliente, entre las que se incluye el ser humano. De hecho, alrededor del 30-40% de la población mundial presenta esta enfermedad.

A pesar de su elevada frecuencia, provoca una sintomatología similar a la de la gripe en personas inmunocompetentes, es decir, aquellas que presentan un sistema inmunológico normal. Sin embargo, en personas inmunodeprimidas (en tratamiento por quimioterapia, medicamentos inmunosupresores, enfermos de SIDA, etc.) puede cursar con alteraciones cardíacas, pulmonares y neurológicas.

Por otro lado, en mujeres embarazadas seronegativas (que no hayan sido expuestas previamente al parásito), puede provocar abortos, malformaciones y graves secuelas neurológicas. En cambio, si la mujer embarazada es seropositiva, el feto estará fuera de peligro, pues la inmunidad de la madre le protege.

Esta enfermedad es bastante infrecuente en el gato, pero en ocasiones puede provocar fiebre, miositis y uveítis en animales sanos y cuadros un poco más severos en gatitos e inmunodeprimidos. Aunque el gato es el hospedador definitivo en el ciclo de este parásito, numerosas evidencias científicas demuestran que es altamente improbable el contagio de la toxoplasmosis por contacto con las heces de un gato infectado pues, para que esto suceda, los ooquistes de T. gondii deben esporular, y esto ocurre 1-5 días después de la deposición de las heces.

Entonces, ¿cómo se infectan las personas de toxoplasmosis? Pues de múltiples maneras que no tienen nada que ver con los gatos, como puede ser: ingiriendo carne poco cocinada, leche cruda, verduras no lavadas correctamente, agua contaminada… Por lo que para evitarlo, es tan sencillo como controlar todo lo citado anteriormente, además de seguir unas normas básicas de higiene.

Por lo tanto, a pesar de lo que muchos médicos aconsejan (sin pretender ofender a nadie), no tiene ningún tipo de justificación el abandono de un miembro de nuestra familia por la llegada de otro.

Enfermedades reproductivas en gatas

IMG_0473

Entre las patologías reproductivas más importantes en las gatas se encuentran las de la mama, y la más frecuente es la aparición de masas. Sin embargo, es importante diferenciar la naturaleza de estos procesos, diferenciando entre patologías benignas sencillas de tratar, de las que son de alta malignidad y gravedad.

La patología benigna más frecuente en la gata es conocida como fibroadenomatosis mamaria felina y es un proceso característico en gatas jóvenes. Consiste en una aumento de una o varias mamas asociado a una hipersensibilidad del tejido mamario a una hormona llamada progesterona que se libera en el organismo en determinados momentos del ciclo sexual de la gata y durante la gestación. Por ello, se suele dar de forma espontánea en gatas tras su primer/segundo celo o durante la primera gestación cuando suben de forma natural los niveles internos de esta hormona. Sin embargo, también se puede producir de forma inducida por la administración de sustancias químicas que se administran en el veterinario para evitar el celo, las cuales suelen ser productos sintéticos similares a la progesterona. Esta patología suele ser de fácil tratamiento por el veterinario con una sustancia denominada aglepristone y siempre es recomendada la castración en gatas que hayan sufrido este proceso, para evitar su futura aparición.

Por otro lado, en gatas viejas las masas que aparecen en mama suelen ser tumores de mama. Se debe tener en cuenta que estos tumores son la tercera neoplasia más frecuente en la gata con una incidencia del 17%. Suelen aparecer en gatas de 10-12 años de edad, normalmente no castradas. Debido a que se sospecha que su aparición está asociada a la presencia de hormonas sexuales, la castración temprana de estos animales, entre el primer y segundo celo, disminuye bastante el riesgo de que aparezcan a lo largo de la vida del animal. Desgraciadamente, a diferencia de la perra donde solo el 50% de los tumores de mama son malignos, en la gata esta malignidad aumenta hasta un 90-95%, siendo la mayoría adenocarcinomas. Por ello, debemos explorar a nuestras gatas para detectarlos de forma temprana y plantearnos el quitarlos mediante cirugía, ya que la supervivencia del animal depende principalmente de factores como el tamaño de la masa (menor de 3 cm) y de si las células tumorales se han expandido a ganglios linfáticos y otros órganos como pulmones y huesos.

Los Cat-Cafés

IMG_0338

Los cafés de gatos son locales en los que puedes degustar un rico café a la vez que te deleitas en compañía de algunos gatos.

La idea surgió en Taiwán en 1998 y poco a poco fue cogiendo fama, sobre todo entre los turistas japoneses que, al tener prohibida la tenencia de mascotas en apartamentos residenciales, vieron en ésta una forma de poder disfrutar de la presencia de animales. Y fue en 2004 cuando se inauguró el primer café de gatos en Osaka, iniciando con ello una moda que asciende hasta 39 cafés de gatos solo en la ciudad de Tokio.

En la actualidad, ya cuentan con este tipo de cafeterías tan particulares ciudades europeas como Viena, París, Turín, Tampere y Madrid. Y es precisamente del cat café de esta última ciudad del que os queremos hablar: La Gatoteca. El pasado 20 de febrero (día internacional del gato, por cierto), fuimos a visitarlo y quedamos prendados de aquel maravilloso lugar. No funciona exactamente como un café de gatos, más bien invierten el concepto. En realidad es un local o refugio de gatos al que puedes ir a jugar con ellos y, el ticket de entrada incluye un café. Si te enamoras de algún minino, puedes adoptarlo, de esta manera, quedará un hueco para ayudar a otro gato.

Lo que más nos gustó de este particular lugar fue que el bienestar felino está presente en todo momento. Las instalaciones cuentan con un enriquecimiento ambiental exquisito y tienen un aforo limitado, tanto para los gatos que pueden vivir allí, como para las personas que pueden ir a visitarlo.

Desde luego, ¡es una visita recomendadísima para todos los amantes de los gatos!

http://lagatoteca.es/la-gatoteca/

Síndrome del gato paracaidista

el-blog-de-los-penotes-mascotas-gatos-sindrome-gato-paracaidista

El “síndrome del gato paracaidista” es el nombre con el que se denomina a uno de los accidentes que con mayor frecuencia sufren los gatos. Consiste en la caída desde múltiples alturas debido al instinto cazador de estos animales que, sumado a un error de cálculo o distracción, acaba produciéndoles diversas lesiones.

Al contrario de lo que a priori podamos pensar, las lesiones producidas cuando el gato cae desde una altura elevada son menos serias que si lo hace desde un piso más bajo. Esto es debido a que el gato da la vuelta en el aire durante la caída para caer de pie y amortiguar así el golpe.

Puede aparecer en gatos de todas las edades y tanto en machos como hembras, pero la prevalencia es superior en animales menores de 2 años o aquellos que no han sido esterilizados.

Los gatos que sufren estos accidentes se consideran pacientes politraumatizados, pues han sufrido un episodio traumático en el que pueden verse comprometidos diversos sistemas orgánicos. Las principales patologías que padecen estos animales son: neumotórax, rotura del paladar, rotura diafragmática, fractura de cadera, traumatismo esplénico y rotura de vejiga.

Por último, destacar que para prevenir que nuestro gato sufra el síndrome del gato paracaidista, lo más aconsejable es instalar redes o mosquiteras que protejan las ventanas, pues nos evita tener que estar pendientes de que éstas se encuentren cerradas.

Hipertiroidismo felino

galndula-tiroides

El hipertiroidismo es la enfermedad endocrina más común en los gatos y consiste en una secreción excesiva y descontrolada de T4 (Tiroxina) y T3 (Triyodotironina) por parte de la glándula tiroides.

La mayoría de los casos de esta patología aparecen en gatos mayores de 10 años, por tanto, podemos afirmar que se trata de un trastorno típico de animales geriátricos.

Los síntomas más comunes que presentan estos animales son: pérdida de peso, polifagia (come más de lo normal), vómito, poliuria/polidipsia (orina/bebe más de lo normal) e hiperactividad. Además presentarán las glándulas tiroides engrandecidas, las cuales se encuentran a ambos lados de la tráquea, por lo que podremos palparlas fácilmente a este nivel.

En cuanto al tratamiento, tendremos dos opciones:

  • Tratamientos crónicos: como el empleo de tioureas, que son fármacos que bloquean la síntesis de hormonas tiroideas; o el uso de dietas comerciales restringidas en yodo para normalizar los niveles de T4.
  • Tratamientos definitivos: como la tiroidectomía, que consiste en la extirpación total o parcial de la glándula tiroides; o el empleo de yodo radiactivo.

El pronóstico de la enfermedad dependerá de diversos factores, empeorando cuanto mayor sea el gato y con la presencia de otras patologías, sobre todo de tipo renal.

Finalmente, añadir que es conveniente la realización de analíticas periódicas, así como el empleo de una correcta alimentación en aquellos gatos que superen los 10 años de edad, para así poder detectar y controlar lo antes posible la aparición del hipertiroidismo.

Los felinos

leon-y-gato

Los felinos poseen una elegancia muy especial que cautiva a todo aquel que los observa. Existe una gran variedad de especies, todas ellas pertenecientes a la familia de los félidos (Felidae). Esta última se divide en dos subfamilias: los Pantherinae, que engloba a todos los grandes felinos; y los Felinae o pequeños felinos.

Todos ellos son extremadamente sigilosos y muy rápidos, presentan una excelente vista y un oído muy agudo, lo que los convierte en excelentes cazadores. Son depredadores innatos y estrictamente carnívoros, es decir, se alimentan casi exclusivamente de carne. Además, son digitígrados, pues apoyan únicamente los dedos cuando caminan, y sus uñas son retráctiles, excepto en el guepardo.

Se encuentran repartidos por todo el mundo, exceptuando la Antártida, Oceanía y algunas islas. Pueden vivir en hábitats muy diferentes, desde selvas a desiertos, pudiendo ser incluso arborícolas.

Existen diferencias importantes entre grandes y pequeños felinos. Por ejemplo, los grandes pueden rugir (excepto el puma y el guepardo) debido a que su aparato hioideo es más blando, sin embargo, solo ronronean con la exhalación y presentan pupilas redondas. Mientras que los pequeños tienen las pupilas verticales y sus almohadillas se encuentran desprovistas de pelo parcialmente.

Finalmente, podemos concluir que tanto pequeños como grandes felinos tienen un comportamiento muy similar cuando viven de manera salvaje. Y es que, como bien dijo Victor Hugo, “Dios hizo el gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar un tigre.”

1 2 3