El leopardo de las nieves

El leopardo de las nieves (Panthera uncia) también conocido como Irbis es una de las cinco especies del género Phantera al que también pertenecen el tigre, el león, el leopardo y el jaguar. A diferencia del resto de las especies del género Panthera, el leopardo de las nieves es el único que no ruge sino que emite aullidos agudos. Los investigadores han llegado a la conclusión de que su incapacidad para rugir se debe a que sus cuerdas vocales son más cortas y carentes de músculo desarrollado.

Las hembras y los machos de esta especie tienen un denso pelaje gris con manchas negras y se diferencian porque los machos son ligeramente más grandes que las hembras con un peso que ronda los 75 kg y una longitud de un metro a lo que hay que añadir la cola que llega a medir casi un metro. Tienen las orejas pequeñas para evitar la pérdida de calor y la densidad de su pelaje se duplica en invierno.

Estos animales tienen hábitos diurnos y se alimentan de diversas especies cazadas por ellos mismos o incluso de restos de animales que debido a las bajas temperaturas suelen encontrar casi sin descomponer. Son solitarios salvo durante la época de cría que tiene lugar el invierno. El período de gestación es de aproximadamente 100 días, teniendo normalmente dos cachorros, aunque puede tener un máximo de cinco, que son criados en una madriguera. Dado que los cachorros se independizan de la madre a los dos años esta cría cada dos años.

El área de distribución de esta especie abarca una amplia zona de Asia Central pero viven en altas latitudes, llegando incluso a los 6000 m, lo que dificulta su estudio y seguimiento. Su población mundial se estima en unos 4000 o 6000 individuos, población que se ha visto reducida en las últimas décadas debido al cambio climático, a la perdida de hábitat y a la reducción de la abundancia de presas. Está catalogado como en peligro de extinción.

Comments are closed.