Las capas de los gatos

¿Sabías que el color del pelaje de los gatos no depende de la raza en sí sino de sus genes? ¿Y que gatos de raza pura pueden compartir patrón de color en el pelo con gatos comunes? El mundo felino es apasionante, pero su pelaje puede ser todo un jeroglífico.

En primer lugar, debemos definir el concepto de “capa”, esta es la combinación de colores que puede presentar el pelo y su distribución. Además, es importante comprender que no es lo mismo una raza felina que una capa, ya que tanto gatos de raza pura como gatos comunes pueden compartir colores, patrones y ser de pelo corto o largo.

Entonces, ¿qué diferencia las razas de gatos? Pues no es su color ni cómo se distribuye lo más importante, sino otras muchas características propias de la raza como: su temperamento, morfología , la forma de sus ojos, orejas, cola, tamaño, longitud o forma del pelo e incluso la ausencia de este.

Numerosas razas felinas sí que tienen un patrón de color característico que se manifiesta siempre. Sin embargo, en otras muchas se pueden dar variedades dentro de la misma raza. Y prácticamente todos los patrones pueden aparecer en gatos comunes.

En primer lugar, tenemos el patrón sólido, que es un pelaje donde hay un único color. Dentro de ellos encontramos el color blanco, negro, chocolate, crema, azul, canela, rojizo… El patrón de un gato blanco puro es poco común, sin embargo, hay razas como el gato de Angora donde es predominante. El color negro puede ser observado en numerosas razas y debe ser puro, sin matices rojizos ni presencia de pelos blancos. Si el color negro tiende al rojizo, la capa se llama chocolate y es muy típica de razas como el Burmés, pudiendo tener una dilución denominada lilac. Otro color sólido muy característico es el azul o blue, que no deja de ser una dilución del negro, y aparece en varias razas siempre como patrón característico como el Azul Ruso, el British Shorthair o Longhair y el Cartujo.

Otra capa muy común es la tricolor o calicó, que consiste en la combinación de los colores blanco, negro y naranja. Aunque puede haber alguna rara excepción, la inmensa mayoría son hembras, ya que el gen para el color naranja y el negro están ubicados en el cromosoma X, y para que se den a la vez debe haber dos cromosomas X, es decir, ser hembra. Es bastante frecuente en gatas comunes, aunque también hay varias razas donde se puede observar, como en el Persa, Exótico, Oriental, British Shorthair y Bosque de Noruega.

El tabby es también muy común, es una capa con dibujos sobre el lomo formando manchas, anillos o rayas, dando aspecto de camuflaje. Los colores que pueden presentar son muy variados y según el patrón que dibujen hay diferentes tipos de tabby:

  • Blotched: es un patrón de dibujos anchos y circulares en cualquier sentido. Normalmente presentan los denominados “ojos de buey” en los laterales y una línea oscura a lo largo de toda la espalda.
  • Mackerel, striped o tigre: tienen rayas estrechas perpendiculares a una línea más ancha a lo largo de la espalda y anillos circulares en los patas, llamados “pulseras”.
  • Spotted: presentan círculos pequeños, que pueden estar alineados o no. En la cola, cara y patas puede haber rayas.
  • Marble: tienen manchas y rayas con aspecto marmóreo, similar al pelaje del leopardo y el ocelote. Es muy característico de la raza Bengalí.
  • Carey o tortuga: en este patrón se mezcla el tabby con la combinación de colores propia de las gatas calicó, por lo que, al igual que estas, son hembras.

Por otro lado, tenemos la capa colorpoint, que es muy típica de gatos de raza Siamés. Son gatos que nacen claros y con el tiempo se les oscurece de color marrón muy oscuro las orejas, hocico, patas y cola. Esas zonas oscuras se llaman “points” y son gatos que siempre tienen los ojos de color azul. El resto del pelaje puede ir desde más crema hasta marrón más oscuro. Un tipo especial de colorpoint es el mitted, que es similar pero tiene la punta de las patas blancas pareciendo que lleva calcetines, como el Ragdoll y el Sagrado de Birmania.

Los van son gatos con el pelaje totalmente blanco con las orejas y la cola de otro color y los arlequín tienen, además, algunas manchas por el cuerpo. Cuando el pelaje tiene aproximadamente el 50% de color blanco y un 50% de otro color o patrón se llama bicolor, y si ese otro color es el negro se denomina tuxedo.

Y finalmente está el tipped, que es cuando el pelo solo está coloreado en la punta, y el resto no tiene color, quedándose blanco o gris muy claro y dando lugar a un patrón llamado smoke, chinchilla o shaded, según qué extensión del pelo no tenga color. Si la parte decolorada se queda grisácea se llama silver y si es anaranjada se denomina golden, siendo muy típico de razas como el Persa y el British Shorthair.

Por supuesto, existen algunas más porque el mundo de la belleza felina es infinito.

Comments are closed.